S?bado, 21 de noviembre de 2009

LUNDÚ

 

 

Porque no considero necesario en este momento, hablar de mis antepasados Moche; algunos ya han escrito y hablado sobre ellos, y todo lo que falta por contar. Ni tampoco de la sangre blanca en los fuegos que mestizan mi palabra, porque ya se ha contado demasiado. Tan sólo necesito convocar a la palabra y decir lo que siento, lo que pienso y considero urgente y necesario: Testimoniar acerca de mi herencia negra. Sí, de aquellos seres humanos que fueron despojados de sí mismos, vendidos y comprados cual mercancía, cual retal de la conciencia y soporte de tanta avaricia, sin pudor alguno, ni respeto a la humanidad que les engrandecía entonces y les ha permitido crecer luego de quinientos años de quilombos, rebeldias, de gritos y cadenas que al romperse nos heredaron la esencia de su ser en el más puro y exquisito mestizaje que ha vivido la raza humana.

 

Porque sólo existe una especie HUMANA, indivisible en cada célula. El resto es una cuestión etnológica y lo demás puro prejuicio de color. Como si la noche fuera menos bella que el día, sólo por contener la sombra y el perfume inquietante de lo desconocido.

 

Por justas y necesarias razones, me he permitido a lo largo de varios años, recopilar el pensamiento vertido por y para la etnia negra. Hacer acopio de testimonios vivos sólo para demostrar que nunca fuimos sub-humanos, cuerpos sin alma, eslabones perdidos de la civilización: Aimee Césaire, Brando Briones, Nicolás Guillén y Amaro Nay, entre muchos otros, así lo confirman en el contenido de la Revista de Arte y cultura Negra LUNDÚ.

 

 

Lundú es una muestra de amor hacia la piel oscura, los tambores y las viejas historias que aún repercuten cual vaciados ecos en las cuencas de la historia. Lundú intenta ser el comienzo de una verdadera y justa reivindicación. Es un decir “ aquí estamos” y que nos contemplen todos y sepan que existe una poesía bellísima, de altura sorprendente y acentos sin igual, que tanto martirio y tanto decantar la sangre con los tiempos, nos han convertido en seres extraordinarios y queremos esbozar una milésima del universo que somos, pleno de constelaciones propias y acentos heredados de los primeros esclavos que fueron llevados a las Américas hace un millón de llantos.

 

Lundú es un homenaje a todas las abuelas que me acunaron y supieron contarme historias increíbles, cuyo fondo sostiene mi palabra cuando escribo. Es una vieja casa que ya no existe en Chiclayo, pero que habita en mí tanto recuerdo. Es un atardecer en Yapatera y una fiesta en los domingos de Zaña. La saeta que nadie sabe cantarle al Cristo moreno de octubre y la caña de azúcar, el algodón con sangre, arrastrando cadenas aún, fantasmas que no llegan a ninguna parte, pero que yo persisto en rescatar, de pura necedad, nostalgia o rebeldía. ¡qué me pueden pedir: llevo un palenque hirviéndome en la piel !.

 

Lundú es una parte de mí misma, una llamarada que asoma desde mi rostro mestizo y pretende incendiar esta noche de Mayo, contaminar a todos con el imaginario y la realidad de la gente negra y toda la gristancia de hijos, nietos y tanta descendencia imparable, hasta el fin los tiempos. Quiero hablar de Lundú porque pervive en mí el último tambor que algún abuelo sostuvo en sus tendones, porque elijo esta vertiente para erguirme mujer y decir a la humanidad que enraízo mi voz a grito y ruego, con la libertad que me he tomado sin pedir, aquella libertad que se nos debe y todavía no ha sido lo suficientemente reivindicada, devuelta, rescatada.

 

Es necesario que se repitan actos de amor hacia los pueblos heridos, ultrajados y oprimidos, para que sólo así podamos perdonarle a la historia, tanto látigo y barbarie, tanto silencio roto en cada poema, cada historia y acento que alguien negro irá por ahí diciendo “ aquí estamos”.

 

 

Mariana Llano.

 

12.5.9.



"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella, como un trueno". 
Guy de Maupassant 


http://www.marianallano.com


 


Tags: lundu, mariana, peru, abuelas, cristo, octubre, LITERATURA NEGRA

Publicado por ChemaRubioV @ 22:48  | REVISTAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios