Lunes, 15 de agosto de 2011

Estuvimos cuatroa?os en aquella casa de la parra.Daba unas uvas expl?ndidas de jugo, un jugo queesperaba la lengua veraniega , y se deshac?a de gusto en la boca, como en unsue?o lleno de divinidad intransferible. Era un barrio popular a las afueras dela vieja villa ( fue nombrada as? por el Rey Carlos III en 1760, pero su existenciacomo pueblo data de 1035)?? y so?ar era f?cil , y se confund?a conlos juegos y las vecinitas. ??ngeles era quien me llevaba por la calle dela amargura , o yo a ella, y jugar a los m?dicos ?era un juego que a vecesse nos escapaba de las manos . Eso s?, ?sin ninguna sangre, excepto cuando dej?bamos ese juego floridode imaginaci?n y aprendizaje, y pas?bamos al de?

?? a ver sime coges?? y ahi s?, que la violencia corr?a en una pasi?n que terminabacon alguien encontrando la puerta cerrada sin previo aviso , y me iba a casa ,con las manos esco ndiendo la nariz roja como una zanahoria de sangre dulce, yla fustracion no acababa, supongo, han pasado algunos a?os.

Recuerdo que alotro d?a, al salir de clase, Angeles me dec?a

? Josbel , venga,a ver si me atrapas. Y con la velocidad que motorizaba el rayo del amor propio, convertido en lobo hambriento, la cazaba en un abrir y cerrar de ojos. Y conel impulso ca?a sobre ella, y en el forcejeo los cuerpos daban vueltas y comoen las peliculas asilvestradas y rom?nticas?; se pegaban los labios contralos labios, y los cuerpos rodaban sobre las tierras cultivadas de trigo , alto,muy alto por entonces el trigo, y cuando las manos iban abriendo misterios quedabanlos cuerpos medio desnudos, y a veces ya no salain solo dos de entre lostrigos, que otros venian en vientres cultivados sobre aquellas fertiles tierrasadentro de unos j?venes vientres hasta entonces virgenes.

Aquellosa?os fueron d?as alegres, hasta que nos camb?amos de casa, y Angeles quedabam?s lejos. Ya nunca fue? lo mismo tantas , y tantas veces.


Publicado por ChemaRubioV @ 12:35  | DIARIO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios