Lunes, 26 de septiembre de 2011

Yo soy

Cristina Fallarás
El petate al hombro de Patti Smith.
El gesto de Ava Gardner en La noche de la iguana.
El acero de Janis Joplin dentro de un ascensor.
El polvo camionero de Catherine Millet detrás de otro.
El grito de la Reina de Alicia Que le cooorten.
El penúltimo trago de Margueritte Duras lejana allá y tan sola.
El corsé robado de Winona Ryder.
La Monster que Charlize Theron produjo para desagradar.
El retiro definitivo de Pepa Flores.
La ojera de Miércoles.
El asesino viaje nato de Juliette Lewis.
Los ceniceros sucios de Bette Davis por toda la casa.
Los porros confesos de Kirsten Dunst sonriente.
La Dama del vagabundo.
La mandíbula de Lola Gaos en ese feo rictus.
La rozadura talonera de Amy Winehouse.
La casa en pulcritud con amante y marido de Tilda Swinton.
La velada con Hammett de Lillian Hellman discutiendo encendida.
La raya de Kate Moss fuera de foco.
La Bonnie de Clyde.
La mirada turbia Velvet de Nico algunos años después.
La white caravana trash de Britney Spears.
La foto con boina de Pat Hearst hecha póster.
Las piedras, claro, en los bolsillos de Virginia Woolf.
Esos son mis referentes, así que no es de extrañar.

Publicado por ChemaRubioV @ 21:02  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios