Viernes, 20 de julio de 2012

 

“Salvar una obra en peligro de extinción por ninguneo de las distribuidoras no interesadas en tirajes menores al millón”

 

 La novela No dejes que muera es una mezcla feroz de sexo-carne, de la exploración de nuevas dimensiones de lo humano, de la desbordante invención de realidades, donde se estrujan las palabras para darles nuevos significados, en que el paroxismo de la violencia se excede para trivializarla... y entre tanta soledad y laberintos: sólo el amor. 

 

 

 

 

“No dejes que muera” Rita Gardellini            Editorial Baile del sol

http://www.casadellibro.com/libro-no-dejes-que-muera/1616307/2900001351469

Si optan por abrir el enlace y votar... sería de gran ayuda para que la obra continúe en la librería -parece ser que las distribuidoras no tienen mucho interés con estos autores que ni llegan al millón-. También pueden seguir leyendo, y optar por una nutrida variedad de opciones:

Si decide adoptar la defensa de los árboles que se invirtieron:

a-      Puede dirigirse a la librería de “La casa del libro” y solicitarla al gentil vendedor/a; si éste o ésta le esgrime el argumento de que se ha agotado… no le crea, e insista, puede optar por la magnífica idea de: “Encargarla”; si realiza esta propuesta y deja su número de teléfono, puede ser que si llegamos al millón o a los dos millones, se logre que la repongan. Si por esas razones del destino que suele ocurrirnos a la mayoría, usted no vive en España, ésta puede ser una excelente razón para viajar. ¿No le parece? (Ésta es mi preferida, la recomiendo)

b-     Puede llamar por teléfono a la librería “La casa del libro” y solicitarla –también puede gritar desde su ventana, en caso de que viva enfrente o muy próximo o disponga de un megáfono-; cuando nuevamente le expliquen que se encuentra agotada, desista de la falacia y encárguela. Nuevamente, si se logra el millón o los dos millones esperados, se conseguirá que la tengan disponible. Si se reitera la situación por la cual, el destino no le procuró una residencia en España, y no se encuentra en sus planes ir a vivir o viajar en un futuro muy próximo –recuerde la celeridad del salvataje-, entonces, si es de bolsillos venturosos y holgados:  le sugiero que pase  al “c”, y en todo caso, si comparte los bolsillos de los humanos más comunes: estrechos y escuetos, diríjase directamente al  “c1”, “c2” o “d”. 

c-      Puede solicitarla por Internet; y aguardar. http://www.casadellibro.com/libro-no-dejes-que-muera/1616307/2900001351469

c-1- Compartir en:    

 

d-     Puede enviar un mensaje al servicio de [email protected]    con el siguiente mensaje –u otro que Ud. considere oportuno-:

Soy … (y en el lugar de los tres simpáticos puntos, escribe su nombre y apellido), y quisiera que nuevamente vuelvan a tener disponible en la librería el libro “No dejes que muera” de Rita Gardellini.

(Ésta sería de las más efectivas: gracias)

e-     Puede obviar todo lo anterior, y colaborar a la desazón de los árboles invertidos, y ya sabe que la desazón de un árbol es cosa seria, y por lo tanto, en el futuro: deberá esquivarlos (porque es archiconocido que cuando se sienten desperdiciados, ellos también suelen arrojar sus desperdicios: ramas, hojas secas, cortezas, algún nido abandonado o le que les plazca, así que ya sabe: no podrá pasar cerca y aún menos debajo).

(Ésta no me agrada, pero es la más cómoda, y a decir verdad: poco probable que los árboles tomen represalias))

f-       Mil gracias por prestarle oídos a este papelón desesperado y “no dejarla morir”.

Atte. RG

 

 

 


Publicado por ChemaRubioV @ 5:01  | ARTICULO
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por [email protected]
S?bado, 21 de julio de 2012 | 8:03

Chema, 

y de un poeta tenía que venir el rescate: mil gracias. Sos muy generoso.

RG