Martes, 15 de enero de 2013

Poemas de Hugo Mujica

De uno de los poetas más prestigiosos de Argentina (Buenos Aires 1942), poseedor de una palabra decantada de gran poder reflexivo; filósofo, antropólogo y teólogo de profesión, publicamos cinco poemas enviados exclusivamente para Con-Fabulación, que desde hoy será su nueva morada en la Red.

HACE APENAS DÍAS

Hace apenas días murió mi padre,

hace apenas tanto.

Cayó sin peso,

como los párpados al llegar

la noche o una hoja

cuando el viento no arranca, acuna.

Hoy no es como otras lluvias

hoy llueve por vez primera

sobre el mármol de su tumba.

Bajo cada lluvia

podría ser yo quien yace, ahora lo sé,

ahora que he muerto en otro.

MÁS HONDO

Hay vidas

en las que el alma

se abre

más hondo

que donde esas vidas laten,

se abre como un relámpago

sin cielo ni trueno,

como una herida sin pecho

o un abismo

donde la belleza es alba.

ALMA

Cuando la lejanía

late adentro

es que el adentro

ya es afuera;

es haber llegado al alma,

a ese hueco de nadie

que en cada uno se abre todos.

BAJAMAR

I.

Tiempo

de bajamar

algunos graznidos,

lo que el mar abandona

en la arena

y esta soledad de ser

solo a medias.

II.

Es la hora

de la melancolía,

la de la ausencia

de lo que nunca estuvo,

de lo que sentimos

más propio:

lo que todavía de nosotros

no dimos a luz en la vida.

NACE EL DÍA

Nace el día

bajo un cielo despejado,

la claridad en la que todo

se muestra,

lo que hacia ella brota

y lo que su misma luz marchita.

Todo nacer pide desnudez,

como la pide el amor,

como la regala la muerte.

Hugo Mujica tiene publicados veinte libros. Sus últimos ensayos son: La palabra inicial - La mitología del poeta en la obra de Heidegger, Flecha en la niebla, Poéticas del vacío, Lo naciente - Pensando el acto creador y La pasión según Georg Trakl - Poesía y expiación, todos estos en la Ed. Trotta. Solemne y mesurado y Bajo toda la lluvia del mundo son sus dos libros de relatos. Su Poesía Completa. 1983-2004 –que abarca sus nuevos libros publicados hasta entonces– fue editada por la Seix Barral; a ellos le siguió su poemario Y siempre después el viento, de la Ed. Visor. Tiene además numerosas antologías personales editadas en diferentes países; alguno de sus libros han sido publicados en inglés, francés, italiano, búlgaro y esloveno.

De Arauquita hacia la paz

Por Fabio Jurado Valencia*

En lo alto de una antena satelital ondea la bandera roja y negra. Nada se mueve con 40 grados de temperatura. Los árboles son como esculturas en un llano infinito. El joven conductor de un auto destartalado nos ha traído por una carretera de huecos y hondonadas; una hora de recorrido desde Arauquita hasta la vereda La Paz y sólo presenciamos las praderas desoladas. "No se asusten", nos ha dicho el conductor; "aquí no pasa nada desde cuando ellos se mataban por el territorio; ganaron unos y los reductos se fueron a guerrear a otra parte. Todo es tranquilo aquí, ni policía tenemos; todo se resuelve con ellos, los que se quedaron".

La escuela es el contraste de aquella quietud marciana; el griterío de los niños nos recuerda a ese lugar que es la estación de remanso en el viaje hacia Luvina; tan solo que aquí no hay vientos. Los jóvenes tienen la aureola de la espera; todavía a los 15 o 16 años de edad no hay premura; mientras se llega a los 18 años se juega con el amor y se entretienen con los maestros; finalmente los maestros hablan de otras cosas, plantean dilemas, alertan sobre lo que ocurre con el planeta a propósito de este calor que en las aulas se intensifica con las hojas de metal que cubren sus techos. Los jóvenes ríen. Están de espaldas a la guerra pero sospechan que a los 18 años la beligerancia se meterá en sus cuerpos. Es el destino en un país de paradojas. Guerra y fiesta. Libido y religiosidad. Locuacidad y mutismos. Patria y desengaño. Petróleo y hambrunas. Ilusiones y corrupción.

La rectora del colegio estudió economía y participó en la convocatoria para la dirección de instituciones educativas rurales de Arauca. Lo hizo por si acaso, por probarse, pues sobre educación, nos dijo, sabía muy poco. Ganó y asumió la dirección de este colegio, en el corazón de la zozobra. Coincidieron allí otras mujeres cuyas convicciones se concentran en los  talentos de los jóvenes y en la neutralización de la beligerancia por acción de las epistemes. Una banda de música con instrumentos de materiales desechables, materas, bancas y obras de arte con material reciclable, uso de las basuras para alimentar la tierra... son los proyectos con los que el tiempo del día a día se diluye, y es siempre escaso para tanto por hacer.

El colegio asistió en septiembre al concurso de bandas en el municipio; susurraban y reían los contrincantes con sus relucientes platillos y trompetas en contraste con unos tarros de hojalata, unas tapas de ollas de aluminio y unos pitos de palo de la banda del colegio rural; tocaron el himno del colegio, luego una cumbia, enseguida un currulao, después un joropo y los aplausos volaron hasta las orillas de ese gran río, cuyas aguas turbulentas señalan que allá hay un país y acá otro. Siguieron los demás colegios y no hubo aplausos. Regresaron entonces a la vereda con el galardón y con  sus instrumentos primitivos.

Los niños de quinto grado demuestran que también en la periferia se sabe leer, porque asumen la lectura como la mejor defensa frente a la adversidad y la desesperanza. Al menos mientras se llega a noveno grado hay un horizonte; después no se sabe, porque todo es como un espejo opaco: no hay claridad alguna. Son extrovertidos, aplomados, comprometidos y retadores frente a la complejidad. Qué sería de este territorio sin la incertidumbre del conflicto y con gobiernos más generosos con los jóvenes. La Paz, de Arauquita, es un topónimo: hace honor a su nombre. La escuela es su microcosmos. La bandera de colores rojo y negro desaparece en la noche y en el día ondea de nuevo. Resulta extraño que en lugar de la bandera tricolor ondee una bicolor y más extraño aun que en lugar de policías y soldados haya unas sombras que vigilan; nos sentimos mirados por ellos. En qué país estamos Agripina.

*Ensayista, narrador y catedrático colombiano

Breve Diccionario del Lumpen

Por Juan Carlos Arboleda

Glosario, argot o sub-lenguaje del infra-lumpen, de la sub-cultura carcelaria usada por los delincuentes que ha ido invadiendo el imaginario colectivo colombiano.

A continuación les remito la terminología, el argot, el sub-lenguaje mínimo que se debe aprender a entender y sobre todo a usar en este contexto tan exótico, tan tópico, tan típico, pero sobre todo, tan "trópico". Así como hay lenguajes, también hay meta-lenguajes (discurso científico, filosófico, poético etc) y sub-lenguajes.

Así mismo, es importante resaltar que la figura del "capo", Pablo Escobar, se ha insertado en nuestro inconsciente, como bien lo estudió el psicoanalista Carl Gustav Jung, en un arquetipo, esto es, como una imagen inconsciente paradigmática de naturaleza numinosa, que estatuye nuestro "ideal humano" y gobierna nuestra conducta.

Dichos arquetipos son asimilables a héroes o dioses, tales como, Apolo, Atenea, Agamenón, Aquiles, Napoleón o Bolívar, esto es, como el protagonista de la novela Crimen y castigo de Dostoievski, Rodia Romanovich Raskólnikov, que movido por esa fuerza numinosa irresistible de creerse un Napoleón, terminó destajando a una vieja avarienta con una destral.

Claro que en dicho personaje veo ideales y grandeza. Lo nuestro es de una vileza irredimible.

Pero volviendo al asunto, nuestro "ideal de ser" es, llegar a ser, algún día en el mítico tiempo, "in illo témpore" (tiempo eterno del principio de todos los principios), como Pablo Escobar Gaviria.

Pablo Escobar destituyó para siempre a Simón Bolívar. La prueba es la poca imaginación de nuestros libretistas a la hora de producir seriados y películas: son una cacofonía aburridora de capos" y más capos.

Así mismo, dentro de éste tenebroso arquetipo en el cual aparece con toda claridad Pablo Escobar (el "duro", el "propio, el "patrón", el "capo"), hay otro arquetípico (Mito) que gobierna nuestra conducta desde nuestro inconsciente colectivo: éste es el "Mito del Dorado". En efecto, dicho "Mito" que nació de la "Conquista Española" y que fue como el arquetipo del Capo un hecho histórico, tiene dos significantes claros que lo hacen transparente.

Éstos son; el primero, que vivimos en la "edad de oro", en el "paraíso terrenal", en la "tierra de la fuente eterna" llena de riquezas inacabables, infinitas. El segundo y esto es lo más preocupante, que dicha riqueza es para saquear.

Sobre lo anterior y en calidad de "hecho notorio", creo que no se necesitan pruebas sociológicas, antropológicas o históricas para sustentar semejante afirmación "Mítico-Poética". Se demuestra por sí misma. De igual manera, explicaría de alguna forma el saqueo indiscriminado y la sub-cultura del robo que se ha instituido en nuestro país por cuenta de la corrupción.

Estos dos "Arquetipos", el "Mito del Dorado" en general y el "Mito del Capo" en especial, podrían evidenciar señales que indiquen el porqué de tan extravagante comportamiento.

A fenómenos extravagantes, hipótesis extravagantes.

¿Es lo justo, no?

Pero bueno, siguiendo en nuestro asunto, el argot o sub-lenguaje instituido es el siguiente:

ORGANIZAR A LO CERDO: utilizar la violencia para imponer las propias razones. Se ha vuelto igualmente de "uso común" en las administraciones públicas como privadas. En España por cuenta del capitalismo salvaje de corte neo-liberal, están padeciendo dicha reingeniería sin anestesia. A nosotros no la aplicaron en los años noventa con la "belleza" de Cesar Gaviria (ley 50 y ley 100), el cual recibió como premio la Secretaría General de la OEA.

DAR PISO: ojo, no significa "otorgar un bien inmueble". Tampoco dar un suelo. Muchísimo menos aplicar la ley de restitución de tierras a las víctimas del "conflicto armado". Literalmente significa "poner en el cementerio a una persona".

CORONAR: nada que ver con el Rey Juan Carlos de España. Significa, ni más ni menos, poner varios kilos de cocaína en New York o Madrid.

EL DURO: no lo vayan a confundir con el estreñimiento. Es sinónimo del Capo, el "propio", el "gamonal", es decir, en su connotación medieval originaria, el terrateniente que grita y manda. ¿Les suena (trina) dicho personaje?

HACERLE LA VUELTA: error señores, error y también horror. Nada que ver con la geometría, ni con Pitágoras. Es sinónimo de "hacerle el viajao", "darle piso". Ustedes entienden.

BUSCAR MARRANO: suena muy culinario pero aquí nos la pasamos en eso, es decir, encontrar bobo pa tumbarlo (robarle). Se ha incorporado mucho en el lenguaje financiero. En los contratos de "mutuo" (préstamos bancarios); en la contracarátula suele haber una foto de un marrano, cerditos muy simpáticos. Después te enteraste que "ese" eras "tú".

ESTAR ENFIERRADO: suena a "minería", pero significa estar armado. Voy con el "fierro", darle "fierrazos", levantarlo a "fierrazos", en fin...

DARLE SU LEVANTADA: podría ser subir al Éverest, de elevar, subir. Pero les garantizo que eso duele, porque suele ser a batatazo limpio, cuchillo o machete.

MAMAR PAVIMENTO: Es la pesadilla de los españoles y no tiene nada que ver ni con las vacas, ni con la ingeniería. Exacto señores: el paro, el desempleo. Me quedé en el pavimento.

PARCHE, PARCEROS: ni cataplasmas en la piel, ni linderos de finca. Es algo así como la tribu, la pandilla. Pero también en lo que uno está, su ocupación. Abrirse del parche es que tienes que "puyar burro", huir, salir corriendo; de no ser así te pueden "dar piso".

PIROBO: son los delincuentes carcelarios ya muy lumpen, despiadados, desalmados, perfectamente despreciables: ¿banqueros?

MARCAR CALAVERA: mala suerte, estar en la "hijoeputa".

HACER UN TORCIDO: ésta es una frase que aprendí, precisamente, en la facultad de Derecho. Ahí entendí perfectamente que la esencia del Derecho son los "torcidos". Básicamente significa "hacer un tumbao" o "fraude a la ley". De hecho y de derecho, cuando todos los graduandos estábamos haciendo juramento ante la constitución, se hizo la promesa tácita de delinquir de acuerdo con nuestras "vocaciones" más esenciales. Por ejemplo, Ramiro propuso dedicarse al perjurio y el fraude procesal; Camilo tuvo más interés en el peculado y el cohecho; Andrés se inclinó mucho por la celebración ilegal de contratos. A Mauricio se le iluminaron los ojos con la falsificación de documentos públicos, a Héctor por la concusión y así indefinidamente.

VOLVERLO MUÑECO: es duro decirlo pero dicho adjetivo es equivalente al de "darle piso"; básicamente matarlo. También tiene la connotación de "hacer un torcido" o fraude a la ley, es decir, los famosos "muñecos" probatorios en donde "empapelan" al "marrano" como "chivo expiatorio". Por lo general aparece "la prueba reina", esto es, un computador confiscado en una operación militar a la guerrilla, o bien, un "enigmático testigo". No en vano, a la "prueba testimonial" la denominan "la prostituta de la prueba".

DAR PAPAYA: nos imaginamos de facto en una frutería haciendo dieta, pero no, definitivamente no es eso. Es la "falta de atención" (Foucault), nuestra primitiva inocencia y candor en donde es "burlada nuestra buena fe". En efecto, el Decálogo dado por Dios a Moisés en el Sinaí fue "glosado" por nuestra exótica cultura con dos mandamientos más: No dar papaya y aprovechar la papaya.

SAPO: suena obviamente a "batracio" que por su repugnancia y consistencia babosa es perfecto para denominar a lambones, rastreros, lame-culos. También aplica muchísimo para aquellos que cometen perfidia o se venden al mejor postor. Éste pobre animal, también se ha fijado en nuestro inconsciente colectivo y hace parte de toda una fauna perfectamente exótica, excéntrica y extravagante de nuestra identidad (¿o a la falta de ella?). Hablo por supuesto de los lagartos (sustantivo adjetivado de un famoso club de BogotáGui?o, prototipo cultural del "cachaco" y del político del interior. Son ese tipo de personas que imponen la apariencia y la "voluntad de apariencia" por sobre lo sustancial. A los anteriores se les unen los conejos (yo lo hice y practiqué mucho de joven en cafeterías y panaderías; eso sí, bajaba la harina con el carrerón), las ratas (de jurisdicción especial de la anterior Alcaldía, pero, de jurisdicción general en todo el país. A todo éste paquete zoológico están bajo el denominador común de aviones. No podían faltar los perros. ¿Será que eso tiene que ver con nosotros? En fin Serafín...

Una situación hipotética en donde haya posibilidades de despido a efectos de quedar desempleado o irse al "paro", sería la siguiente, visualizando en primer plano y haciendo un paneo de cámara del jefe al funcionario al tenor del siguiente texto:

La mirada del funcionario es fría y advertimos un sudor copioso que corre por su frente, mientras le dice al jefe:

—Le advierto "papá", donde yo llegue a quedar en el "pavimento", le voy dando es "piso"; lo convierto en "muñeco". A mí no me vas a coger de "marrano" porque te "organizo a la cerdo", "pirobo" de mierda. Y ojo porque le hago el "viajao": ando "enfierrao".

Después del otro lado

A Lêdo Ivo, in memoriam

Lêdo Ivo

Por Jorge Eliécer Ordóñez Muñoz

En la víspera de la navidad del año 2012 tímidamente los medios y las redes sociales anunciaron sobre la muerte del poeta brasileño Lêdo Ivo, acaecida en España. Se fue a despedir del planeta Tierra en Sevilla, patria chica de otro poeta luminoso, don Antonio Machado. Marchó a constatar lo que todo caminante avezado conoce: "no hay camino, se hace camino al andar", sentencia válida para la vida, y su envés, la muerte.

A mediados de la década de los 80, en Calipoema, una bella revista que hacíamos con Horacio Benavides, Antonio Zibara y otros poetas, publicamos algunos textos del poeta de Maceió (1924): La Infancia Redimida, Los Murciélagos, La Lagartija, Adviento, El Paso del Niño. El impacto fue notorio; pocos conocíamos esta voz sencilla y profunda, esa poética esencial frente a los seres y las cosas, al amor y a las ciudades, al mar y a las pobres gentes que se apiñan en los terminales.

La compañía de Lêdo Ivo, desde entonces, se convirtió en un ritual, se incorporó a las tertulias con los poetas, los amigos de los poetas y los usufructuarios anodinos de los poetas. Su poema La Infancia Redimida fue algo así como un salvoconducto para entrar en nuestra logia. Quien decía algún verso del brasileño ya tenía patente de corso para continuar con esos cursos de bohemia, "sin disciplina ni desorden", en la que nos sumergíamos en las eternas y frías noches del altiplano. Varias poéticas que vimos germinar entre los más jóvenes, forjaron sus hilos en la madeja de Lêdo Ivo: imágenes frescas y sorprendentes, cadencia con el lenguaje (tengo un ritmo demasiado largo para alabarte, Poesía), intrepidez en la escogencia de los temas, sesgos escondidos que saltan a la página, como el vuelo inesperado del pingüino emperador, cuando emerge veloz hacia la estepa nevada de la vida o hacia el laberinto de la muerte.

Lêdo Ivo, poeta de Maceió, ya conquistó el otro lado: el de la trascendencia, el de la palabra encarnada en conocimiento, sabiduría y sensibilidad. Su poesía recorre variadas facetas del ser humano, y su condición, contradictoria y exasperante, desde la exaltación vehemente de la aldea natal, la muerte de un bombero, el asedio fallido de una jauría a la perra en celo (para constatar la inutilidad del amor), hasta la constante compañía de los murciélagos en una vieja heredad, la infancia, con sus barcos y su mar –mayor que el de Homero- inventados antes de haberlos visto; me atrevo a decir: por la gracia de la poesía; las necesidades del hombre, que incluyen la casa y el rayo (premonición de muerte, quizás, la suya propia). Sin aspaviento, como su Poesía, ha transmigrado Lêdo Ivo, pero nos queda incorporado su testamento poético:

La alegría la acaba de crear este poema,

Aunque sea trágica e íntima de la muerte

La vida es un reino: la vida es nuestro reino

no obstante el terror, el éxtasis y el milagro.

¡Cómo te soñé, Poesía! No como te soñaron...

(La Infancia Redimida, fragmento)

Ivo prosigue la tradición de la poesía brasileña a que nos acostumbraron Manuel Bandeira, Drumond de Andrade, Geraldino Brasil, Vinicius de Moraes, esto es, la desmitificación de los temas sublimes, el atrevimiento lingüístico, la desautomatización de la norma, sin que la oralidad –como género discursivo primario- sea un correlato del acto de habla cotidiano, sino más bien un referente próximo, trabajado, contextualizado, vinculado al poema, sin caer jamás en la ligereza del robo a lo popular, a mansalva, (lo que crearía un costumbrismo soso y repelente), digamos más bien que instauraron una retórica de la sencillez –simpleza, ¡apártate!– lo que produce un artificio de cercanía con el lector medio, paradójico fenómeno de extrañamiento, porque le suprime al texto los excesos de una verbalización esotérica; a veces, hermética, otras, pseudobarroca.

Los brasileños son capaces de poetizar las piernas de un futbolista popular, la errancia de un perro en una favela, la publicidad de un jabón de tocador o los encantos eróticos de de una garota que danza en Ipanema. Lêdo Ivo es todo eso y un poco más, porque si bien su poética se nutre con las esencias de su aldea umbilical,  su conocimiento de la gran poesía universal lo proyecta hacia temas, tonos, ritmos e imaginarios más amplios. La lengua portuguesa, que nos dio el privilegio de acercarnos a Fernando Pessoa y sus singulares heterónimos, nos ha permitido sumergirnos en esta otra ínsula encantada, gobernada por un hombre sereno, tranquilo, que nos visitó muchas veces, en diferentes escenarios y siempre nos dejó la sensación de que escribir poesía, caminar por los pasillos de un hotel bogotano o leer, en español abrasilado, junto a poetas menores, era tan normal y milagroso como ver llover o asombrarse de las torcazas en sus rituales de cortejo. La vida fue su reino, nuestro reino.

A él asistimos sus fervientes lectores. Un minuto largo de Poesía, en este enero perezoso, para evocar al vate –profeta, vaticinador, encantador– que nació, creció y vivió en el reino de la palabra. Con él creemos y celebramos que: "después del otro lado, hay siempre un nuevo otro lado que conquistar".

A cielo abierto

Por Daniel Padilla Serrato*

Pero luego vi un agua repleta de ocasos

Profecía, Julio César Arciniegas

Midas muere de sed.

Tocó el agua con sus dedos, y en el dorado espejo vio su rostro

de fría fiebre.

Ni una gota moja sus labios, todo es un fuego de metal que permanece

inmóvil, a un pulgar de su agonía.

Le pidió a los dioses un don para que en sus manos brillara

el festín de los tesoros, y las flores fueran espadas,

los cereales monedas,

el destello de su barba un opulento atardecer en el borde de las copas.

Pero el aire se volvió una carga irrespirable,

la lluvia ceniza de agujas en la lengua,

la garganta un socavón sangrante,

el amor un veneno que oxida la piel.

Ahora recorre los recintos del festejo

con el beso de su hija como un grito clavado en el círculo de sus ojos.

Con los labios en jirones eleva un canto agrio

mientras se baña en la cloaca de azufre que brota de la cámara real

y sobre el reflejo devastado del cielo sus huesos

se disuelven en el hedor de los bosques podridos.

*Psicólogo egresado de la Universidad Surcolombiana. Estudiante de maestría en Literatura Latinoamericana en la Universidad Tecnológica de Pereira. Primer puesto XXIV Concurso Nacional de Poesía Universidad Externado de Colombia, Bogotá–2011.

CARTAS DE LOS LECTORES

ERROR DE CÁLCULO. Tal y como dice el tango de Santos Discépolo: Siglo XX Cambalache problemático y febril... podríamos decir Siglo XXI, XXII y XXIII, hasta el verdadero final de los tiempos que sucederán cuando la energía propia de cada uno se esfume. Francisco Mejía, artista colombiano

* * *

PALABRAS PARA EL APOCALÍPSIS. Me fascinó el artículo de Gonzalo Márquez y la conclusión de que este mundo hace mucho comenzó a acabarse. Pero me alegra también que los Mayas o quienes dicen interpretarlos hayan tenido un afortunado error de fechas, pues a decir verdad se instituyó una rumba que aún no acaba. Manuel Francisco Tena.

* * *

AÑO NUEVO.  Confabulados están haciendo mucha falta sobre todo en estos días de tanta pereza que suelen ser las primeras semanas de enero. Por favor aparezcan pronto y sigan llenando de alegría a los miles de fervorosos seguidores. Milton Peña.

Galería en la Red

Arte Original Certificado

La más importante, confiable y eficaz vitrina del arte en Colombia

Adquiera lo mejor del arte. Pintura, escultura, grabado, serigrafía. Busque a los mejores artistas en esta Galería Virtual. Compre obras de los maestros: Armando Villegas, Omar Rayo, Augusto Rendón, Leonel Góngora, Jim Amaral, Ángel Loochkartt, Carlos Granada, Pedro Alcántara Herrán, Nicolás De la Hoz, Fernando Maldonado, Dioscórides, Eduardo Esparza, Alfredo Araújo Santoyo, Manolo Colmenares, Luis Cabrera, Iván Rickenmann, Rosenell Baud, Miguel Angarita, Edilberto Sierra, Sergio Trujillo Béjar...

¡Por la defensa de la prensa libre en Colombia!

Con–fabulación es un periódico virtual que se publica semanalmente y se despacha a 100.000 lectores. Las opiniones expresadas en este medio son responsabilidad exclusiva de los columnistas y periodistas. Todos los textos pueden reproducirse citando la fuente. Si usted comulga con nuestra tarea, envíe este periódico a sus amigos, o mándenos las direcciones que considere pertinentes: ¡contribuya a la con–fabulación!

DIRECTOR: GONZALO MÁRQUEZ CRISTO. EDITORES: AMPARO OSORIO, IVÁN BELTRÁN CASTILLO. COMITÉ EDITORIAL: Fabio Jurado Valencia, Carlos Fajardo Fajardo, Mauricio Contreras. CONFABULADORES: Óscar Collazos, Jotamario Arbeláez, Maldoror, Fabio Martínez, José Chalarca, Rafael Ortega Lleras, Marcos Fabián Herrera, Chócolo, Olga Sanmartín, Freddy González, Gustavo Tatis Guerra, Sergio Trujillo Béjar, Argemiro Menco Mendoza, Guillermo Bustamante Zamudio, Hernando Guerra Tovar, Gabriel Arturo Castro, Profesor Martínez Guerrero. EN EL EXTERIOR: Alfredo Fressia (Brasil); Antonio Correa, Iván Oñate (Ecuador); Marco Antonio Campos, José Ángel Leyva (México); Luis Alejandro Contreras, Benito Mieses, Hermes Vargas (Venezuela); Renato Sandoval (PerúGui?o; Efer Arocha, Jorge Torres, Jorge Nájar, Eduardo García Aguilar (Francia); Marta L. Canfield, Gabriel Impaglione (Italia); Luis Bravo (Uruguay); Armando Rodríguez Ballesteros (Costa Rica).


Publicado por ChemaRubioV @ 17:01  | DIARIO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios