Lunes, 16 de diciembre de 2013
Israel, país invitado de La Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Grossman reclama, como judío, una paz que le permita “tener un hogar”

Chema Rubio

Por la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara de primeros de diciembre pasaron casi 600 escritores, 1.900 editoriales de 44 países, alrededor de 220 agentes literarios y 500 medios de comunicación. Se ha homenajeado al escritor Álvaro Mutis y se ha recordado a Nelson Mandela el último mito. El país invitado era Israel y el escritor Grossman, no se escondió políticamente, lanzando su discurso de reconciliación y la necesidad de lograr la paz entre Israel y Palestina: ““Como judío, eso me va a permitir tener un hogar”.

[Img #17362]
El poeta Yves Bonnefoy, ensayista, traductor y crítico francés de 90 años, silenció el ruido del público  con una voz llena de reflexiones reivindicando la poesía como algo esencial en la enseñanza y la vida. Así fue como inauguró la Feria Internacional del Libro de Guadalajara - 27ª edición- en la que se otorgó el premio FIL de Literatura en Lenguas Romances al maestro de escritores Bonnefoy, cuyos versos iban y venían entre los millares de libros distribuidos en 34.000 metros cuadrados de la feria. 

 “Sucedía que era preciso destruir y destruir y destruir/Sucedía que la salvación sólo era posible a ese precio. /Arruinar el rostro desnudo que asciende en el mármol, /Machacar toda forma, toda belleza. / Amar la perfección porque ella es el umbral, /Pero negarla una vez conocida, olvidarla muerta/La imperfección es la cima”.     

 Este año la feria se ha convertido en un gran escaparate por donde han pasado autores europeos reconocidos como el italiano Alessandro Baricco, el irlandés Joël Dicker, la sueca Camila Läckberg, latinoamericanos como Sergio Ramírez  y Fernando Vallejo o  españoles del calibre de Javier Cercas, José Ovejero, Juan Cruz y Rosa Montero.
La muerte de Nelson Mandela cayó en la feria mexicana como una tempestad más que inoportuna , y yo pienso ahora , que lo mucho que se le celebra y recuerda el mundo entero, es lo que debería hacerse con Marcos Ana en España. Y no solo por él mismo, no solo como homenaje  a su propia vida, que siempre serán pocos los homenajes para haber salido de la carcel después de tantos años, creyendo solo en la paz de los seres humanos sin distinciones propias de otros siglos. Sino que deberíamos celebrarlo más los unos y los otros, para ver si de una vez acabamos con lo mio es más mio cada dia y lo tuyo me lo quedo yo si me gusta, y hacemos de esta sociedad una mejor.Y tenemos ejemplos.Si quieren seguir leyendo el artículo :     


Publicado por ChemaRubioV @ 14:15  | ARTICULO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios