Lunes, 10 de septiembre de 2007
Poeta, catedr?tico y ensayista espa?ol nacido en Oviedo en 1922.Su poes?a est? llena de contrastes y discurre entre lo ef?mero y lo eterno, caracter?sticas que llevan al lector a divagar y so?ar en los temas del amor y de la vida.

Es maestro nacional, licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo y periodista por la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid.Ense?? Literatura Espa?ola Contempor?nea en la
Universidad de Alburquerque, U.S.A., habiendo sido profesor visitante en las de Nuevo M?xico, Utah, Maryland y Texas.

Ha sido galardonado, entre otros, con el Premio Antonio Machado en 1962, el Premio Pr?ncipe de Asturias en 1985, el Reina Sof?a de Poes?a Iberoamericana en 1996 y el Primer
Premio Internacional de Poes?a Ciudad de Granada en 2004.
Actualmente es miembro de la Real Academia Espa?ola.

De su obra se destacan los t?tulos: ??spero mundo?, ?Palabra sobre palabra?, ?A todo amor?, ?120 poemas? y ?Oto?os y otras luces? editado en el a?o 2001.

INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR

Son pocos.
La primavera est? muy prestigiada, pero
es mejor el verano.
Y tambi?n esas grietas que el oto?o
forma al interceder con los domingos
en algunas ciudades
ya de por s? amarillas como pl?tanos.
El invierno elimina muchos sitios:
quicios de puertas orientadas al norte,
orillas de los r?os,
bancos p?blicos.
Los contrafuertes exteriores
de las viejas iglesias
dejan a veces huecos
utilizables aunque caiga nieve.
Pero desenga??monos: las bajas
temperaturas y los vientos h?medos
lo dificultan todo.
Las ordenanzas, adem?s, proscriben
la caricia ( con exenciones
para determinadas zonas epid?rmicas
-sin inter?s alguno-
en ni?os, perros y otros animales)
y el ?no tocar, peligro de ignominia?
puede leerse en miles de miradas.
?Ad?nde huir, entonces?
Por todas partes ojos bizcos,
c?rneas torturadas,
implacables pupilas,
retinas reticentes,
vigilan, desconf?an, amenazan.
Queda quiz? el recurso de andar solo,
de vaciar el alma de ternura
y llenarla de hast?o e indiferencia,
en este tiempo hostil, propicio al odio.
* * * * * * *


PALABRA MUERTA, PALABRA PERDIDA

Mi memoria conserva apenas solo
el eco vacilante de su alta melod?a:
lamento de metal, rumor de alambre,
voz de junco, tambi?n
latido, vena.
Recuerdo claramente su erre temblorosa,
su estremecida erre suspendida
sobre un abismo de silencio y ?mbar,
desprendi?ndose casi
de la m?sica oscura que por detr?s la as?a,
defendi?ndose apenas
del c?lido misterio que la alzaba en el aire
creando un solo cuerpo de luz y de belleza.
Luminosa y precisa,
yo la sent?a en mi ser profundamente,
sab?a su sentido,
descifraba sin llanto su mensaje,
porque acaso ella fuese
-o sin acaso: cierto-
la ?nica palabra irrefrenable
que mi sangre entend?a y pronunciaba:
una palabra para estar seguro,
talism?n infalible
significando aquello que nombraba.
Como un perfume que lo explica todo,
como una luz inesperada,
su presencia de viento y melod?a
her?a los sentidos, golpeaba
el coraz?n,
estremec?a la carne
con el presentimiento verdadero
de la honda realidad que descubr?a.
Pronunciarla despacio equival?a
a ver, a amar, a acariciar un cuerpo,
a oler el mar, a o?r la primavera,
a morder una fruta de piel dulce.
Todo ocurr?a as?, hasta que un d?a
la dije bien, y no entend? su c?ntico.
La grit? clara, la repet? dura,
y esper? ?vidamente,
y percib?, lejano,
un eco inexplicable, infiel
reflejo
que en vez de iluminar, oscurec?a,
que en vez de revelar, cubri? de tierra
la imprecisa nostalgia de su antiguo mensaje.
Cuando un nombre no nombra, y se vac?a,
desvanece tambi?n, destruye, mata
la realidad que intenta su designio.

Tags: experiencia, oviedo, angel gonzalez, aspero mundo, principe de asturias

Publicado por ChemaRubioV @ 18:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios