Lunes, 05 de noviembre de 2007
5 Noviembre 2007



A prop?sito de Sostener la palabra
Con motivo de la publicaci?n de la Antolog?a de poes?a costarricense contempor?nea SOSTENER LA PALABRA (Editorial Arboleda-Casa Cultural Am?n, 2007), compilada por este servidor,se ha desatado una interesante pol?mica. El debate, lastimosamente hasta ahora, se ha centrado m?s en la figura del antologador que en las calidades de la antolog?a. Acorralado por esa cr?tica, me permito hacer algunas aclaraciones y reflexiones al respecto.
Se ha expresado en muchos lugares que toda antolog?a es un error. En mi caso, quisiera asumirlo as?, pero esencialmente como ya lo dec?a el maestro Carlos Rafael Duverr?n en la Introducci?n a su antologia Poes?a contempor?nea de Costa Rica (Editorial Cosa Rica, 1973), como un error necesario. Las antolog?as (del sustantivo griego flor, y del verbo tambi?n griego escoger: florilegio, colecci?n de trozos escogidos: analectas, crestomat?a, epicilegio) son muestras, o colecciones, imperfectas, debido al criterio personal que siempre priva en t?rminos del compilador y sus gustos o preferencias est?ticas. As?, la antolog?a que nos ocupa no pod?a ser de otro modo: una selecci?n imperfecta, por tanto proclive a la cr?tica y a la pol?mica.
En SOSTENER LA PALABRA la ?est?tica? (como insist?a en cuestionarnos un joven artista en el debate que sostuvimos con el poeta y editor Gustavo Sol?rzano en la Casa Cultural Am?n la noche del 10 de octubre) de la misma es la posibilidad de mostrar las principales propuestas est?ticas que coexisten en la variada oferta po?tica costarricense de nuestros d?as. Por esa raz?n es ocioso indagar cu?les poetas fueron excluidos, a no ser como ejercicio cr?tico en el terreno de los instituyentes culturales. Lo necesario es preguntar cu?les franjas ideoest?ticas de la poes?a tica contempor?nea fueron obviadas.
Debido a lo anterior, la selecci?n es un tanto ecl?ctica. Obedece a criterios de representatividad y no exactamente de ?calidad?, como, justificadamente, podr?an exigir algunos. Una ?buena? antolog?a deber?a ser m?s estricta en cuanto a sus criterios y seguramente se restringir?a a unos cuantos nombres. Pero en esta antolog?a lo importante es la panor?mica, la idea de conjunto. Aqu? si importa el bosque, no tanto los ?rboles.
Los criterios de selecci?n se se?alaron en la Presentaci?n de la antolog?a: poetas nacidos despu?s de 1950, salvo siete excepciones (Mayra Jim?nez, Juan Antill?n, Helio Gallardo, Rodrigo Quir?s, Guillermo S?enz Patterson, Alfonso Chase y Osvaldo Sauma), incluidos porque sus trabajos, de alguna manera, representan franjas importantes en la actual poes?a costarricense y han influido, de una u otra forma, en las promociones m?s recientes. El otro elemento es que la mayor?a de ellos (salvo Chase y Sauma, hay que subrayarlo) no ocupan un sitial justo en el canon de la literatura nacional.
La parte m?s pol?mica (toda la antolog?a lo es, lo sabemos y lo repito) de esa selecci?n ha sido la inclusi?n de los ?extranjeros?. Por primera vez nos arriesgamos a incluir poetas no nacidos en Costa Rica, pero que han producido, y siguen produciendo, su obra en nuestro pa?s, al cual adoptaron, por medio de la naturalizaci?n, como su segunda patria. Es probable que el chauvinismo tico resienta este criterio de inclusi?n, como ya se ha manifestado en algunos c?rculos. De hecho una de las poetas incluidas, nacida en otro pa?s, ha protestado por ello y hasta nos ha ?demandado? por admitirla sin previa consulta.
Un rasgo distintivo de la poes?a costarricense es su proclividad hacia lo interno, hacia lo endog?mico. Por razones que muchos estudiosos han se?alado nos da p?nico el exterior y nos refugiamos en nosotros, nos dirigimos hacia el interior, aunque, por ello mismo, nos deslumbramos f?cilmente con lo extra?o-extranjerizante. Ojala que esa minusval?a ideol?gica no est? presente en las cr?ticas que se nos hacen. Porque uno de los objetivos t?citos de la antolog?a es dar a conocer, m?s all? de nuestras fronteras, la actualidad del quehacer po?tico costarricense en su amplia diversidad y en su intensa producci?n.
Hechas estas aclaraciones con breves acotaciones-reflexiones, espero que la pol?mica continu? por sus diversos cauces y matices. La misma, bien entendida y esperada, sin necesidad de ataques ad hominem, debe enriquecer nuestra propuesta antol?gica, la cual, insisto, es imperfecta y por tanto est? sujeta a observaciones cr?ticas y a reconvenciones te?ricas, como toda elaboraci?n humana. Es un error necesario, como lo dije, dado que se hac?a imprescindible un corte temporal, una muestra antol?gica, en el acontecer po?-tico para dilucidar los caminos de la creciente producci?n l?rica ?nacional?.
Tienen la palabra los ?cr?ticos?, los autores nacionales e internacionales, y todas las personas interesadas en tan apasionante e incomprendido quehacer.

Adriano Corrales Arias

Tags: costa rica, articulo, poesia, antologia, america

Publicado por ChemaRubioV @ 17:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios