Jueves, 17 de julio de 2008
 

*Carta de renuncia de Gustavo Campos a los Poetas del Grado Cero*

* *

Que los surrealistas me hayan expulsado o que yo mismo me haya
alejado de sus grotescos simulacros, hace mucho que no es ésa la
cuestión.

*Artaud*

* *

Me divertí como co-editor y miembro fundador del movimiento
denominado Poetas del Grado Cero, y como sucede con toda actividad
que emprendo, me aburrió. En una ocasión le dije a Yorch que ya era
necesario inventarse un nuevo movimiento que aboliera el ya caduco
movimiento, le comenté mi preocupación a principios de este año 2008,
después de la lectura que hiciéramos en el Tercer Peregrinaje de
Escritores en homenaje a Eduardo Bähr. La mascarada nos duró
demasiado y ya era tiempo que nos la quitáramos antes que nos quedara
pegada al rostro como dice Pessoa. Pero se enamoraron de un
movimiento cuya única actitud era la de derrocar movimientos,
entonces qué justificación tendría crear un movimiento para morir por
él cual patria vencida. No comprendo. Al movimiento se sumaron otros
jóvenes escritores y amigos de otros países y otros movimientos que
pasaban por las mismas crisis adolescentes o crisis espirituales como
nosotros.

Hoy calibro las falsas apariencias de dicho movimiento. Su intención
fue mostrar una historia anti-académica y no adaptable a odiosos
cánones.

Mostrar las debilidades y problemas en la historización de la
literatura contemporánea, su "falta de perspectiva histórica" en
relación a aquellos artistas transgresores e imposibles de ubicar en
corrientes literarias o en generaciones literarias, como les fascina
hacer a todo leído (no lector).

La carcajada nos duró un buen rato. Apreciábamos la frase ingeniosa
de Lawrence sobre que lo que para este es obsceno es para aquél la
risa del genio.

Eduardo Bähr lo definió muy bien en la actividad "El narrador en su
tinta": lo de los Poetas del Grado Cero es pura jodedera. Yo los
entiendo, también fui así.

Los Poetas del Grado Cero éramos nada más amigos para compartir y
beber. Similar historia a la de los mimalapalabra.

Mi amistad con ellos permanece, pero mi membresía expiró y no pienso
renovarla por ninguna razón.

Mis amigos bretones bajo cero se enamoraron de la política y ahora se
están adhiriendo a "instituciones". Se están ategucigalpando. Qué
horror!

Gustavo Campos, vuestro servidor, renunció hace poco más de dos
meses. Que otros sigan con sus quimeras revolucionarias en el arte,
les cedo mi lugar.

Gustavo Campos

Tags: ARTAUD, surrelistas, poetasgradocero, carta, renuncia, editor

Publicado por ChemaRubioV @ 21:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios