S?bado, 26 de julio de 2008

« PUEBLO DE ITALIA MANTEQUILLA O CAÑONES…. »
« CAÑONES »

Hola familia , hace unos años conocimos a un señor muy simpático que
pertenecía a esa estirpe en via de extinción : la de los narradore
natos. El nos contó que estando en Italia le dió un aventón a un
señor cuyo carro había exhalado el último suspiro y entregado su
alma al taller mecánico. Era de noche y él no conocía la región pero
su acompañante parecía concerla como la palma de su mano y con
precisión de cartógrafo le iba enumerando con anticipación las
curvas , desvíos y demas accidente geograficos. Se imaginó entonces
que debería ser de la región para conocer los pormenores intimos de
la misma. Pero cuando se lo preguntó el otro se rió y le contestó_
No, pero el camino lo conozco de memoria porque lo hice de ida y
vuelta caminado durante la guerra . De ida cuando supuestamente
ibamos a tomar Atenas en pocos días y de vuelta cuando huíamos del
enemigo_Al parecer era tal el optimismo bélico de Il Duce y el Alto
Mando italiano que poco antes de iniciar la invasión a Grecia los
oficiales le recomendaban a los soldados no violar a las mujeres
porque el ejército se encargaría de instalar burdeles para la tropa.
Pero no bien cruzaron la frontera los griegos con la furia de Zeus
entre pecho y espalda le propinaron devastadora golpiza y solo
pudieron avanzar un centenar de metros y tuvieron que esperar que
llegaran sus aliados alemanes para sacarlos del atolladero..
Benito Mussolini- que se había autoprocalmado « Il Duce » de la
misma manera que Francisco Franco se había autoproclamado « Caudillo
de España por la Gracia de Dios « y Rafel Leónidas Trujillo se
había autoproclamado « Benefactor de la Patria »- , ese histrionico
personaje de opereta bufa a la que las ezpiroquetas le habían
desmerengado las neuronas , tenía todas las intenciones de recrear
el Imperio Romano y hacer del Meditarraneo , donde entre otros nació
Joan Manoel Serrat como dice la canción, el Mare Nostrum. Con mucha
propaganda , algo de oratoria y aceite de ricino para los díscolos
logró convencer a muchos italianos de sus imperiales dreams . Es así
que cuando le hablaba a las multitudes, con el mentón tirado
pa´lante, y le preguntaba si preferán mantequilla o cañones la
multitud le contestaba cañones.
Lo que nos contó el señor de ese ex soldado italiano que participó
al « la toma de Atenas en pocos días » es tan solo una pequeña
muestra de el resultado del delirio mussoliniano. Y así como bien
decía Stuart Grieve a book leads to another book asi el excelente
artículo de Luis Eduardo Saavedra nos retrajo a algo que nos
contaron some time ago pero que de cierta manera tiene relación con
el presente…

Nos fuimos

La segunda independencia de Colombia
Luis Eduardo Saavedra
Rebelión
Después de las marchas del 20 de julio amanecí odiando el himno
nacional y la manita pérfida sobre el corazón siniestro. No tolero
la palabra patria. No soporto "la pasión por Colombia" ni el coctel
de sables, sotanas, chequeras abultadas, cocaína y asesores gringos
en que se ha trasformado este país, hoy reino del narcotráfico, el
narcoturismo, la prostitución infantil y el oscurantismo.
Me siento ajeno a esa masa que marcha por los sectores exclusivos de
Bogotá y se congrega blanca, pulcra y ordenada en la 72 con Séptima,
el corazón financiero de Colombia. Me siento como mosco en leche en
la plaza de Bolívar, corazón político de Colombia, ex santuario de
Gaitán, ante una multitud fanatizada y enajenada por los medios que
exuda uribismo por todos los poros.
No me aguanto más a Ingrid parloteando sin cesar en francés y en
inglés, clamando en coro con Juanes y Miguel Bosé (el nuevo
colombiano) que la guerrilla estreche la mano generosa del
presidente Uribe, ni dejando en el aire la duda infame de que salvó
a Emmanuel de las garras asesinas de su madre.
He llegado a odiar el teatro, las técnicas actorales, por el
histrionismo mafioso que llegó a perfeccionar a límites extremos don
Vito Corleone y su familia: llorar desconsoladamente en el entierro
de sus víctimas, mentir y mentir sin el mínimo rubor, sin un ligero
temblor en las manos, mentir descaradamente en los niveles del
virtuosismo actoral. Como Uribe que desfachatadamente declaró que
uno de sus hombres de acero se deshizo en un manojo de nervios, como
una tierna adolescente, cuando vio a los guerrilleros que
custodiaban a Ingrid y no tuvo otro recurso que amarrarse un trapo
con el logo de la Cruz roja para protegerse. (Y lo peor: que la Cruz
Roja sumisamente aceptara la disculpa). Tropa contrainsurgente
haciendo el papel de periodistas de Telesur. Hasta `Cesar' actuó:
sonreía y se mostraba remiso a dar declaraciones para "Telesur".
Toda una puesta en escena `parfait', según Ingrid, que costó 20
millones de dólares.
Desde la era uribista en Colombia todo el mundo reza y se encomienda
al Señor o al padre Marianito que junto a Pablo Escobar hacen
milagros. Es irrepetible y surrealista la imagen de Uribe Y Juan
Manuel Santos en Palacio, rezando arrodillados con sendos rosario de
camándulas, luego de la masacre en el campamento de `Reyes'.
Rezan arrodillados los generales y los ministros, hasta el
presidente de la Corte Suprema de Justicia cayó arrodillado luego de
que Uribe lo visitó para limar asperezas. Una de ellas: lograr la
prestidigitació n jurídica de que Yidis (la de la `Yidispolítica' )
fuese juzgada y condenada a prisión sin que sus pares, en el cohecho
que permitió la reelección, fuesen tocados por el pétalo de una
rosa.
Dijo el escritor Abad Faciolince que en este país se estaba
reencarnando el franquismo. Lo cuales es cierto. Una señal
inequívoca: el poder del Opus Dei, enclavado en el gobierno. El
poder de las charreteras, de las paracharreteras, la beatería
delirante. Involucionamos hacia la Colombia de los años cincuenta,
la de los godos y Cristo Rey, la de la violencia generalizada.
Avanzamos hacia "Esa España inferior que ora y bosteza/vieja y
tahúr, zaragatera y triste", de que hablaba Antonio Machado.
El 20 de Julio pasado, millones de colombianos, aturdidos por el
estrépito mediático, colmaron todos los espacios, todas las calles y
las plazas que en otra época fueron el escenario natural de la
izquierda. Proclamaron su segunda independencia, no del imperio que
engorda a una élite servil mientras saquea el país, sino de las Farc
Gui?o. Exigieron la libertad de mil secuestrados (según datos
oficiales que incluyen los retenidos por la delincuencia común) a
tiempo que el totalitarismo mediático silenció e invisibilizó a
cuatro millones de desplazados y a las miles de víctimas del
narcoparamilitarism o, desaparecidas, torturadas, masacradas,
descuartizadas y hasta vampirizadas y canibalizadas cuyos familiares
fueron burlados en su aspiración de ser beneficiados con la verdad,
la justicia y la reparación. Esta Colombia invisible, ahí está, será
la encargada de frenar la marcha atrás.

************ ********* ********* ********* ********* ********* ********* **
Testimonios:
Doce argentinos muertos por error.
Gustavo Mondini, es un personaje de Las Flores, simpático,
afectuoso, trabajador, bombero y comerciante, ex soldado combatiente
de la guerra de Malvinas, con el grupo de Artillería de Defensa 601
de Mar del Plata.
En el Norland nos trajeron encerrados todo el viaje, veníamos tres
en camarotes de dos camas.
Me pusieron con un cabo y un PM, ante la duda agarré la cama de
arriba. (Risas) Cada dos horas nos pasaban 3 cigarrillos por debajo
de la puerta, en esta había una cartulina verde y un papel que
decía : - Quiero ir al baño - Necesito un médico. - y otras frases
escritas en Español e Inglés.
Recuerdo que me dolía una muela ; pasé la tarjeta verde por la
puerta y al guardia que caminaba por el pasillo le dije necesito un
médico. Me llevaron a enfermería, era como una Clínica Privada de
Bs. As. ; el dentista me echó un atomizador y hasta el día de hoy
jamás volvió a dolerme.
Con el tema de los gurkhas, ellos usaban unas pastillas rojas que
nosotros le diríamos antidesangrantes se las ponían en las heridas
de balas y dejaban de sangrar.
Soy Perito Mercantil y había estudiado 4 años de Inglés y Francés,
así que algunas palabras manejaba.
El oficial inglés a cargo del piso nuestro, me contó que tenía mujer
y tres chicos y que a la mujer le faltaban 6 días para tener
familia, me dio una tarjeta personal con su dirección, me dijo que
si andaba por Inglaterra lo visitara.
Recuerdo que en el pasillo jugábamos al policía y ladrón. Me dio su
arma y pidió que lo apuntara. Lo tomé y ante mi sorpresa, dio una
vuelta en el aire, me quito la ametralladora y quedo apuntándome;
luego me abrazó.
Tendría 40 años y decía que podíamos ser sus hijos mayores con
nuestros 19 años.
Otra de las cosas que nos llamó la atención fue cuando caímos
prisioneros en la Isla; Nos llevaban en grupo y había que limpiar la
ciudad de las cosas que habíamos tirado para correr más rápido.
A los soldados nos ordenaron sentarnos y hacían trabajar a los
suboficiales y oficiales. Los cabos gritaban soldados vengan y los
ingleses ordenaban: ¡sentados! Llegó un momento que parecíamos todos
soldados porque algunos zumbos se sacaron las tiras para no hacerles
caso.
En mi grupo teníamos un solo oficial, el Teniente Ferrer como
persona una barbaridad, como militar para mí dejó mucho que desear,
tanto, él como los suboficiales.
Anécdotas estúpidas, como estar armando la casamata y al escuchar
explotar una bomba sin saber de donde venía, nos tiramos cuerpo a
tierra, y un cabo 1° gritarnos : ¡soldados cagones ! ¡Soldados
cagones !, Hay que tirarse al suelo cuando la bala pegó en los
talones y nos bailó como 10 minutos.
Tal es así que un rato después cayo otra bomba. Permanecimos todos
parados y el cabo 1° estaba en el suelo y un loco de atrás le
gritó ; ¡cabo 1° cagón! Al ver que estábamos parados, de bronca nos
bailó igual.
Una noche matamos una vaca, para comer alguna vez carne. La fuimos
preparando, la trajimos y le gritamos ¿¡ alto, quien vive!? Y claro,
la vaca no contesto y la hicimos fleco. El Teniente se enojó y se la
regaló a los de Infantería de Marina; dijo que lo habíamos hecho a
propósito. (En eso estaba en lo cierto).
Al otro día le fuimos a pedir a los infantes algo de la vaca, ya que
la habíamos matado nosotros.
Nos ayudó el cabo Orellana, por esa acción lo degradaron en Malvinas
y lo pusieron en calabozo de campaña.
Recuerdo en otra oportunidad. .. Nos daban una charla y yo me
levanté, el cabo 1° Salas me dijo, que le pasa soldado ¿tiene
miedo? - Le respondí que no, pero, pero para que me voy a bajonear
hablando de muerte y bombas que no le hace bien a nadie.
Además, en la montaña yo hablé con Dios y me dijo que me quedara
tranquilo que no me iba a pasar nada. Que a mí me iba a matar un
colectivo. Bueno como en la isla no hay colectivos me dejó 3 días de
guardia sin ir a la pieza de artillería.
En fin, son experiencias que no te las olvidas nunca. Cómo cuando el
radar dijo enemigo por el corredor aéreo ¡fuego! Y le tiramos, lo
averiamos y cuando el avión pasó vimos el triángulo amarillo que
llevaba en la cola, era argentino, es mas, el piloto se dirigió al
mar evidentemente para eyectarse y el otro grupo de artillería que
estaba dentro de la ciudad, pensando que habíamos errado, le
dispararon y lo bajaron.
Teníamos orden que después de las 18 hs, todo aparato en vuelo que
pasara se le tirara así viniera con la foto de Galtieri en la
trompa, porque podía ser el enemigo camuflado o un aparato
secuestrado.
Por esa orden bajamos un helicóptero comando con 10 soldados y 2
oficiales, también argentinos. Fue terrible, muy malo, muy duro.
La desinteligencia militar, la desinformació n, la desobediencia,
sabiendo que después de la 6 de la tarde no debían volar en ese
sector, encima recibimos felicitaciones de un Teniente Coronel.
Para mí tantos los curas como la Iglesia dejaron mucho que desear en
Malvinas. No puede ser que dos países no se ponen de acuerdo para
hacer o terminar la guerra, y que un Papa y otro país que no tiene
nada que ver decidan si la guerra continúa o no. Aparte los curas en
Malvinas te vendían mercadería por dinero; y ellos no deben vender
ya que están con la caridad del señor. A partir de lo que vi allá,
nunca más fui a una Iglesia. Creo en Dios, le agradezco a Dios y a
la Virgen el día que me tocó vivir. Y todas las noches les rezo y
les pido por mi nueva familia, (señora y dos niños) y por mamá, papá
y hermano. Ninguna noche duermo sin rezarles un Padre Nuestro y un
Ave María.
Cuando la guerra terminó sentí por un lado alegría, por otro una
gran lástima ... y vergüenza. Una vergüenza que nos embargaba a
nivel general, sobre todo por esa gente que hizo su cruzada
solidaria, dando algunos hasta lo que no tenían.
Yo calculo que de aquí de Las Flores me enviaron más de 30
encomiendas, para que estuviéramos bien. No recibí ninguna. Mas te
digo, lo mas cómico fue cuando volvimos a Mar del Plata, fui a
buscar mi bolso civil, con la sorpresa que me lo habían robado, tuve
que ir a una batería que tenía bolsas con donaciones y buscar ropa
que me quedara para volver a Las Flores. En mi grupo éramos 350, de
los cuales 347 vivían en Mar del Plata, un chico en Dolores, otro de
Gral. Belgrano y yo de Las Flores.
Fue fantástico el recibimiento de los marplatenses, kilómetros de
vías de ferrocarril con carteles, gomas quemadas, gritos de apoyo,
gritos de ¡ARGENTINA! ¡ARGENTINA!.
Me impactó un matrimonio de 50 a 60 años, que me preguntaron si me
esperaba alguien, les respondí que no, que era de Las Flores. Me
transmitieron su inquietud por hacerme partícipe de la bienvenida,
me llevaron a cenar y ellos mismos me trajeron al cuartel, eso fue
algo que me llegó mucho, ni me preguntaron de la guerra...
Recuerdo que quería volver a casa, y cuando me pagaron el sueldo de
soldado de guerra (calculo 10 0 12 veces más que un soldado normal),
no me alcanzaba para llegar a Balcarce. Se portaron muy bien los
choferes de la empresa "El Rápido", les expliqué que no tenía
dinero, les ofrecí el reloj y cuando les pagara me lo devolvían. No
lo recibieron y me llevaron igual, pero el micro iba a Junín, as que
me dejaron en Azul, allí ellos hablaron con choferes de "La
Estrella" y estos me trajeron a Las Flores, saliendo de su hoja de
ruta me dejaron en la puerta de mi casa. Cuando mamá me vio (ya
sufría de ciática) les puedo asegurar que corrió más rápido que yo
para abrazarme... en fin ..Fue todo muy emocionante. Mas tarde
cuando el Intendente me vio me llevó a la Municipalidad a saludar a
los funcionarios, la Directora del Colegio a recorrer las aulas...
volver con mis amigos.
Para mí lo que se hizo en Malvinas fue en vano, había muchachos que
en vida jamás habían empuñado un arma.
Lo que más me indigna es la cantidad de gente que murió
injustamente, lo que más me duele es el olvido de otra gente por los
que fuimos a Malvinas, y sobre todo por los muertos que allá quedaron


Tags: RADIO, MALVINASGUERRA, ITALIACAÑONES, COLOMBIAYLAPATRIA, relato, flores

Publicado por ChemaRubioV @ 19:05  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios