Lunes, 28 de julio de 2008

 


y la picana eléctrica aplicando...

Esa cojudez de los derechos humanos…

El Perú debe ser el único país del mundo en que se cita libremente al
almirante Emilio Massera y muy pocos se asombran.
Este experto en picana eléctrica, submarino (inmersión en tina de
prisioneros por varios minutos), colgadas de distintas partes del
cuerpo, introducción de palos punzantes por la vagina y el ano,
lanzamiento desde helicópteros y secuestro de hijos de los
detenidos, es la autoridad a la que consulta uno de los columnistas
estrellas del diario "Correo" para que le preste una de sus frases
emblemáticas:

"A nosotros que salvamos a la Argentina del comunismo, nos juzgan
ahora por derechos humanos".

Y, por supuesto, Andrés Bedoya Ugarteche dice que aquí también al
ilustre ingeniero recluido en la DINOES, en Ate-Vitarte, lo quieren
culpar por habernos salvado del comunismo, como ocurrió en la tierra
de Videla y Massera. Malagradecidos.
Claro que también Hitler. Mussolini, Sukarno, Pinochet. McCarthy, y
otros podrían argumentar en el mismo sentido: ¿querían que
acabáramos con el comunismo, entonces qué nos vienen a hablar de
derechos humanos?
De pronto, sin embargo, a una jueza italiana se le ocurre mover el
proceso contra los responsables del Plan Cóndor de finales de los
años 80, con el cual las garras de la represión gaucha se
extendieron por varios países de América Latina.
Y vienen al recuerdo hechos que muestran como es que a esta guerra
por acabar con el comunismo, los peruanos fuimos incorporados por
maestros del otro lado del continente, que vinieron hasta aquí para
dictar lecciones de cómo se secuestra, tortura y desaparece este
tipo de enemigo, que no merece tener derechos.
Como cuenta el libro "Muerte en el Pentagonito" de Ricardo Uceda, por
entonces todavía los oficiales peruanos tenían escrúpulos de agarrar
a trompadas a una mujer. Entonces los oficiales gauchos les
decían: "ya aprenderán", "con el tiempo se aprende" Fujimori llega
cuando el aprendizaje ya estaba maduro.
En "Correo" se ha escrito también burlonamente sobre la imbecilidad
de procesar a Morales Bermúdez por su colaboración en el secuestro
de lo que llama "angelicales terroristas montoneros". ¿Y qué
importan la Molfino y los demás muertos y desaparecidos si se
trataba de acabar con el comunismo, aunque estos eran peronistas
montoneros, una ideología un poco difícil de explicar, pero
definitivamente no comunista? ¿Y qué michi los de La Cantuta,
Barrios Altos y otros?
Razón tenía Cipriani cuando decía que a él no le vinieran con esa
cojudez delos derechos humanos. Era un precursor de García, de Aldo
M., de ABU y de
otros.

29.12.07
http://www.rwiener. blogspot. com/ www.rwiener. blogspot. com


Tags: peru, macondo, argentina, vagina, ano, comunistas

Publicado por ChemaRubioV @ 21:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios