Lunes, 28 de julio de 2008

 

Una  vez camino de uno de esos encuentros en que los sentidos se  presienten felices; escribí en un vagón de metro desde Canillejas a Oporto (línea verde-hoja-esperanza-verano) unas letricas para levantarme el ego (un tanto grisáceo por aquellas fechas) y engatusar al proyecto de carne periodística (amiga de Buruaga) S. F. C. y Paisana de Dalí.

EL HOMBRE  QUE NO SE OLVIDÒ NUNCA DE LO VERDADERO.


Era un hombre corriente en su disfraz. Su máxima grandeza consistía en su CAMI-BAR tranquilo. Despacio movía los pies, como si el cronómetro fuese parte de la alianza con su mundo postmoderno. Los bolsillos sin cargas, rotas las costuras y aun así indiferente. Pues no los necesitaba  nada más que para meter sus manos ante la llegada del frío. Leía lo que le dejaban otros. Escribía en los márgenes de los diarios, revistas o periódicos quincenales, escribía en hojas encontradas en las calles, amarillentas por las pisadas del aire de los días estomagantes.  Habituado a una histórica dieta, cada vez que lo relataba se convertía en leyenda del hambre. Reciclaba papeles y el aire era su mejor amigo e infalible siempre .Había días de banquete invitado por magnánimas señoras que no olvidaban lo que les regalo sin interés ni fecha en otro tiempo. Tardes de nada, si acaso unas briznas de sol o insumisas gotas de lluvia caídas de repente desde un cielo aparente sin nubes .A veces se conformaba con una sonrisa franca de la luna. Siempre tenía a su alcance el agua  y la generosidad de algún camareta que le provisionara de café para calentar  o acariciar sus nervios (según me contaba  que le decía el camareta Juan Belmez .Mi amigo también  del... barsa-penas-culés)      

        En las horas más duras , aquellas en que amanecían lágrimas en línea cuando creía que su respirar sería cortado si no echaba algo en la boca del hambre. Siempre en el último momento, se reconfortaba al invocar la imagen de su propio recuerdo acompañada del último amante.

       Aquel cuadro del pasado se refería a cuando fue un célebre escritor. Aparecía un día si y otro también en las paginas CulturOciosas de la prensa. Sus tertulias literarias, sus desayunos  radiofónicos, entrevistas Tele-Misivas o Video-conferencias  etc.(que más da los nombres en este jodido momento que recuerdo tantos muertos a mi alrededor) Y entre una y otra ,las mil  y una fiestas, bacanales gastronomitas, orgías bajo el yugo del poder legislativo o ejecutante del gobierno de turno. Promiscuidad de risas e inflamado combustible ardoroso que por la boca salía en forma de sello de labios en celo. (Perdón en cielo quería decir)  Lo recordaba con pasión pero ajeno a la nostalgia. Pues luego del carrusel del éxito, vino la depredadora razón del olvido. Se libró de la muerte en vida. Y cuando tiene para comer lo hace. Cuando  le visitan sus conocidos habla. Cuando su soledad y las manecillas del tiempo son  su único y   alentador sustento: monologa el discurso y abre sus más recónditos secretos. No necesita abrir puertas en su casa, pues no la posee. No necesita crear sueños por las noches porque las amanecidas son su mejor visiòn. No necesita de credos terrestres ni rezos invocando a los dioses celestiales. Pues un hombre es  al que las arrugas le dan la razón. Vive cerca del vientre de la vida.



Si quiero publicar este relatillo, que en rigor no lo es, (ya lo sé, queridísima lectora, de la que amigo quiero ser) no es por mayor ilusión que la de rescatar la autenticidad y que nunca Ella (s.f.c.) pueda usarme de puente o excusa, para que nunca más pueda usarme Ella (susana .famoso cañad...) de parapeto con sus padres, o su novio o marido. Ni yo jamás me comporte con ella como un padre  ni tampoco como amigo con derecho a nada. Siempre fui con su cuerpo ultrasensible más que respetuoso. Las veces, tres o cuatro que nos vimos fuera de la cafetería de la facultad. Nunca de verdad nunca de verdad repito mil doscientas veces más , toqué ni una parte de su cuerpo que no fuese tan solo dos besos  en la mejilla como saludo y dos besos al despedirnos.  Que no use más mi nombre en vano.

 

 chemarubiov

www.chemarubio.com

 

 


Tags: periodista, dali, buruaga, caminarvideo, antenatv, radio

Publicado por ChemaRubioV @ 22:53  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios