Viernes, 01 de agosto de 2008

 
H. Roberto Herrera Cáceres
Escritor

En búsqueda del cumplimiento de buena fe de los compromisos
directamente contraídos para fortalecer las relaciones con Europa, la
red de organizaciones de sociedad civil integrada como Comité
Consultivo de Honduras en las negociaciones del Acuerdo de Asociación
entre Centroamérica y la Unión Europea, recomendó, en enero, al
Gobierno tomar la iniciativa para que Centroamérica no aceptara la
propuesta europea de incluir el tema de la migración bajo el titulo
relativo a la seguridad y que plantease su cambio e inclusión en el
de desarrollo y cohesión social. Tal como se hizo en la
contrapropuesta centroamericana de 22 de febrero de 2008, y se
precisó por la Reunión de Presidentes del Sistema de la Integración
Centroamericana, en su Comunicado Conjunto de 12 de marzo, al indicar
que la migración debe incluirse en el Acuerdo de Asociación "con un
enfoque integral y multidisciplinario, tomando en cuenta el respeto
de los derechos humanos y laborales de los migrantes y sus
familiares, así como el principio de la responsabilidad compartida
entre los países de origen, tránsito y destino, debiendo considerarse
como un agente de desarrollo, haciendo frente a las causas de fondo
que la originan"

El 18 de junio, la Unión Europea adoptó una normativa (Directiva)
sobre el retorno de los nacionales de terceros países que se
encuentren ilegalmente en territorio de cualquiera de sus Estados
miembros. Normativa que evidencia desequilibrio al privilegiar la
seguridad sobre el cumplimiento y la garantía de los derechos humanos
fundamentales, como lo muestra su contenido represivo (expulsión,
medidas coercitivas, internamiento, prohibición de entrada) que
subvalora la distinción entre inmigración ilegal de trabajadores e
inmigración de delincuentes; y refleja parcialidad y exclusión pues
omite referirse a la inmigración legal que demanda precisar aspectos
como la admisión de inmigrantes a efectos de empleo, su integración,
la reunificación familiar, las facilidades de las remesas, la
protección social, los permisos durables de residencia, la
cooperación efectiva al desarrollo de los países de origen, y la
responsabilidad compartida entre países de origen, tránsito y
destino. Es patente así su característica negativa al desconocer
tanto el aporte de los trabajadores inmigrantes a la economía y la
competitividad europea, como el impacto de la migración sobre el
desarrollo de los países de origen de los migrantes.

No obstante lo anterior, la Directiva Europea dispone lo siguiente:
"1. La presente Directiva se entenderá sin perjuicio de las
disposiciones más favorables de: a) Acuerdos bilaterales o
multilaterales celebrados entre la Comunidad o la Comunidad y sus
Estados miembros y uno o varios países. b) Acuerdos bilaterales o
multilaterales concluidos entre uno o varios Estados miembros y uno o
varios terceros países".

Al conciliar los dos extremos anteriormente señalados, entenderíamos
que la Directiva Europea no debería ser incompatible, en su
aplicación, con los compromisos política y jurídicamente contraídos
con nuestra región, con la cual la Unión Europea se ha obligado a
establecer un diálogo serio, integral y eficaz sobre la migración de
centroamericanos hacia Europa y de europeos hacia Centroamérica,
reconociendo la necesidad tanto de ampliar los beneficios de la
migración para ambas regiones y las y los migrantes, como la de
atraerlos para atender apremiantes requerimientos económicos y
demográficos de Europa.

En atención a ello, el Comité Consultivo de Honduras, en su función
de velar por el respeto y promoción de la dignidad y derechos humanos
de los centroamericanos y centroamericanas en las negociaciones del
Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, se pronunció, el 27 de
junio, sobre la referida Directiva Europea. El Comité instó, a la
Reunión de Presidentes Centroamericanos, a lograr la garantía de que
los Estados Europeos y la Unión Europea observarán y cumplirán
fielmente y de buena fe los compromisos contraídos con los Estados
latinoamericanos y caribeños en materia de migración, y en forma
adicional, con Centroamérica, en el Acuerdo de Diálogo Político y de
Cooperación de 2003, como una de las condiciones que se necesitan
para continuar seriamente el proceso de negociación del Acuerdo de
Asociación. Esa iniciativa de sociedad civil hondureña coincide con
la siguiente previsión de la Directiva Europea: "1. La presente
Directiva se entenderá sin perjuicio de las disposiciones más
favorables de: a) Acuerdos bilaterales o multilaterales celebrados
entre la Comunidad o la Comunidad y sus Estados miembros y uno o
varios países. b) Acuerdos bilaterales o multilaterales concluidos
entre uno o varios Estados miembros y uno o varios terceros países"

El Comité Consultivo hizo llegar esa instancia a la XXXII Reunión
Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del los Países del Sistema
de la Integración Centroamericana (SICA) que se verificó, el mismo 27
de junio, en El Salvador y de la cual emanó la Declaración Especial
en Materia Migratoria cuyo Acuerdo No.1 expresa lo siguiente:
"Manifestar nuestra profunda preocupación ante la reciente adopción
de la Directiva relativa al retorno de los nacionales de terceros
países, por las implicaciones violatorias que dicha decisión tendría
para los derechos humanos y la dignidad de las personas, a la vez que
deploramos la penalización del migrante, ya que desconoce su
contribución al desarrollo económico y cultural de los países
receptores y los esfuerzos de integración y cohesión social que la
Unión Europea impulsa en Centroamérica. Ante esta decisión de la
Unión Europea, instruimos a nuestros negociadores del Acuerdo de
Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, procurar un trato
humano y diferenciado para las y los migrantes centroamericanos".

Frente a las posiciones adoptadas en la región latinoamericana, la
Unión Europea ha reconocido posteriormente la necesidad de realizar
una conferencia ministerial interregional, en el segundo semestre del
presente año, para iniciar el diálogo estructural y global sobre
flujos migratorios tal como son sus compromisos con Centroamérica y,
en general, con América Latina y el Caribe

Tags: europea, centroamerica, sociedad civil, presidentes, escritor, caceres

Publicado por ChemaRubioV @ 12:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios