Viernes, 12 de septiembre de 2008
Me despierto del sueño, con la cara lavada salgo a la calle y el sol no me ayuda a despertarme por completo, ni mi voluntad quiere desprenderse de lo soñado totalmente.

Pasan africanas de largas piernas fuertes como arboles tropicales, y senos desafiante a cada rayo de luz masculina que se abre hacia sus turgentes profundidades donde acaba el vestido verde y aparece la linea roja que divide dos glúteos duros que danzan entre suspiros la muerte, la muerte del hombre que sueña aun, y se despierta en otro continente , en otra razón quedan sus manos también vacías.

bebo el café sin hora de todos los días, el primero de la mañana, y voy camino del ciber donde 15 minutos , no hay dinero para mas, tienen que ser suficientes para diarizar un día que es ayer, y algo que todavía solo es hoy.

Las chicas blanquitas y jóvenes lelen revistas de colores donde los reyes del corazón plastificado las resume y se nota en sus caritas ruborizadas cuando aparece frente a ellas algún Mejisto proclamando el deseo a una menor. o casi.entonces ellas, piensan que los sueños no solo pueden cumplirse, sino que están a la vuelta de sus tangas.

Cada ciber es un vacío donde las manos
juegan a ser dios ,no necesitar nada,
 ni recordar a NADIES
tampoco, ni solida masturbación. cada ser lleva una adicción y la mía a punto de fenecer la mía , la de siempre, con 16 años sigo siendo virgen, porque un dia no perdi la virginidad, solo fue una oportuna casualidad, y si no se repite queda la desaparición por erosvya como símbolo de la mujer que no se deja penetrar ni se mete a monja , y como digo , mi droga mayor que la de fumar como los adultos tontos, y viejos españoles, en ningún lugar se fuma mas ni tanto como en españa, es la de escribir , todos los días 15 minutos en en este ciber o en otro, y cuando no , leer, que en la biblioteca siempre hay libros gratis, y niñas que miran con arrobo y deseo, pero no a mi, que soy invisible , centroamericano, y visto como exiliado de la moda actual.
algún día tendré un trabajo digno, y dejare de hurtar bolsitos a las niñas que son mas fáciles , y entonces podre escribir durante horas , y dejare de hacerlo a lápiz en cuadernos robados , y podre pagarme putas altas y burguesas como las que aparecen en su calle, porque aqui donde vivo ahora, en madrid , la prostitución esta prohibida, pero ellas tiene su calle, y la mayoría son como yo, exiliadas del éxito de la vida.
Mañana , otro día; como diría mi abuela castellana,sera otra cosa la que podamos contar, y otra película la que nos atrevamos a vivir, digo yo.


chemarubiov
www.chemarubio.com


Tags: cine, relato, bragas, deseo, castellana, moda, virginidad

Publicado por ChemaRubioV @ 0:19  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios