Domingo, 14 de septiembre de 2008

 

La década perdida de los 80´s parece resurgir de entre las
cumbres borrascosas de la "democracia hondureña". Cuando dos agentes
de la policía metropolitana son sorprendidos en actos de persecución
y con un listado en donde se leen los nombres de los principales
líderes de las fuerzas populares, queda en descubierto que la
represión sigue siendo una opción para callar las voces que hoy en
día atacan el estado de derecho de la clase dominante.

Todo el escándalo de la empresa privada hondureña a raíz de la firma
del tratado ALBA y los sucesos ocurridos con nuestros compañeros Alta
Gracia Fuentes y Luis Javier Santos son pruebas evidentes de que la
clase poderosa de este país ve amenazada su supremacía e intenta
restablecer su poder político a punta de fusiles.

Hoy, los líderes de los diferentes organismos de resistencia,
nos sentimos indignados por las intensiones sucias y asquerosas de
los políticos y burgueses de este pueblo.

No tenemos miedo, las balas no podrán callarnos como declaró
en su lecho de muerte Luis Javier y sobre todo, tenemos un
pensamiento claro de la realidad y una conciencia sólidamente
asentada sobre las bases de la dignidad humana.

Es por eso que me uno a la vos del pueblo para señalar con
el dedo a quienes intentan callarnos, para esto tendrán que llegar
hasta las últimas consecuencias las cuales estamos dispuestos a
asumir.

Más que nunca, ¡en alto nuestras armas!, que tienen forma de
libros, guitarras y cuerdas dispuestas a rondar por cada uno de los
rincones, con la fuerza característica de nosotros los oprimidos.
"Por que cada muerte solo deja entre nosotros una huella de ira tan
precisa como para revolver el mundo"...

¡Que viva el sindicalismo revolucionario!, ¡que viva el movimiento
popular!, ¡que vivan los trabajadores!, ¡que vivan los pobres de
Honduras!


Pavel Núñez, Cantautor nacional.

Tags: asustarnos, balas, muerte, americalatina, arte, cantautor, viva

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios