Viernes, 17 de octubre de 2008

 
El 16 de octubre se conmemora el Día de la Alimentación proclamado en
1979 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y
la Alimentación (FAO) con el propósito de concientizar a las
poblaciones sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la
solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la
pobreza.

Las organizaciones miembros de la Alianza por la Soberanía
Alimentaria y la Reforma Agraria (SARA) conmemoran el Día de la
Soberanía Alimentaria con la misma finalidad en esta fecha.

Es principio fundamental de la Soberanía Alimentaria el derecho que
todos tenemos a alimento seguro, nutritivo y culturalmente apropiado
en cantidad y calidad suficientes para sostener una vida saludable y
una dignidad humana completa y para lograrlo se comprende que es
necesario aplicar políticas públicas que lo permitan.

Uno de ellas, la reforma agraria, que facilite el acceso y propiedad
de la tierra para hombres y mujeres pobres del campo que no la poseen
y que no pueden adquirirla bajo los mecanismos tradicionales de
mercado, así como apoyarlos con servicios que contribuyan a
convertirlos en productores sostenibles por cuenta propia, teniendo
siempre en cuenta que el alimento es primera y principalmente una
fuente de nutrición y solo secundariamente una mercancía.

Ahora más que nunca estos principios son de obligatoria aplicación
por el número creciente de personas hambrientas en el mundo. El
Director de la FAO, Jacques Diouf, informó que debido al alza de
precios de los alimentos el número de seres humanos sumido en esta
dramática situación pasó de 854 millones en el 2007 a 925 millones en
el 2008.

En su preocupación por menguar la dimensión de esa calamidad señala
la urgente necesidad de movilizar 30,000 millones de dólares para
duplicar la producción alimentaria, monto que estima pequeño si se
compara con el gasto incurrido en el 2006 de 1 billón (un millón de
millones) 204 mil millones de dólares en armamento y que en un solo
país se desechan alimentos por valor de 100 mil millones de dólares.
Declara además que no entiende porque los países de la Organización
para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), integrado en su
gran mayoría por países desarrollados hayan distorsionado los
mercados mundiales con 372,000 millones de subvenciones a sus
agriculturas.

Honduras está entre los países más afectados. Dos de cada tres
hogares en el país son pobres. La Encuesta Permanente de Hogares de
Propósitos Múltiples de mayo de 2007 estima que del total de
1,235,078 hogares, un 60%, equivalente a 743,592 hogares son pobres,
ya que sus ingresos se encuentran por debajo del costo de una Canasta
Básica. Aunque la incidencia de la pobreza es mayor en las áreas
rurales (66.4%) de los hogares, en el área urbana no es tan distinta
(55.4%).

Recordamos que Honduras es Estado parte del Pacto Internacional de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) y por lo tanto ha
asumido las obligaciones de respetar, proteger y garantizar el
derecho humano a la alimentación.

El Congreso Nacional debe ratificar la Ley Marco sobre el Derecho a
la Alimentación en Honduras; el Protocolo Facultativo del PIDESC que
pronto será aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas;
y una nueva Ley de Reforma Agraria coherente con el derecho humano a
la alimentación derogando la Ley de Modernización y Desarrollo del
Sector Agrícola.

El despacho de la Presidencia de la República debe revisar y
reorientar la Política de Seguridad Alimentaria y Nutricional (PSAN)
de acuerdo a los estándares que plantean las Directrices Voluntarias
de la FAO.

Debe garantizar que los fondos de la Estrategia para la Reducción de
la Pobreza (ERP) y los fondos provenientes de la Alternativa
Bolivariana para América Latina (ALBA) y de otros programas de
cooperación financiera cumplan de manera efectiva con la finalidad de
incentivar la producción agropecuaria en el país, especialmente de
los pequeños y medianos productores.

El INA debe implementar efectiva y oportunamente del Decreto 18/2008
y esforzarse por la consolidación del Sector Reformado priorizando
actividades productivas que fomenten la seguridad alimentaria.
La Corte Suprema de Justicia debe adoptar lo más pronto posible el
Protocolo sobre Desalojos Forzosos como directiva para los operadores
de justicia en el país.

El derecho a una alimentación adecuada y que toda persona debe estar
protegida contra el hambre forman parte de la dignidad humana de cada
niña, niño, hombre y mujer. La promoción del derecho humano a la
alimentación construye un mundo libre de temor y miseria. Es el
tiempo para que todas y todos luchemos para la plena realización del
derecho humano a la alimentación y de la soberanía alimentaria.

Tegucigalpa MDC, 16 de octubre de 2008
FIAN-Honduras

Tags: FAO, nacionesunidas, organizaciones, ONGS, hambre, 204milmillonesdedolares, derechos

Publicado por ChemaRubioV @ 14:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios